LA WEB DEL AMOR

CHISTE-3

CHISTE-3
Un muchacho quiso entrar a la marina y le tomaron un examen:
¿Cuántas anclas tiene un barco?
Esteeee, mmmm, ¡Once!
¿Qué? ¿Cómo que once?
¡Claro! ¿No ve que siempre dicen: Eleven anclas?

Un capitán le pregunta a un marino:
¿Sabe usted nadar?
Sí, señor.
¿Dónde aprendió?
El marinero se queda pensando y contesta:
¡En el agua, señor!

Una vez un marinero fue donde su capitán muy asustado gritando:
¡Capitán, capitán, nos hundimos!
El capitán le contesta:
No chico, es que éste es un submarino.

Cómo hacer que la gente deje de molestarte con: ¿Cuándo te vas a casar?
Mis tías solían acercarse a mí en las bodas, dándome golpecitos en las costillas y diciendo:
Eres el siguiente...
Dejaron de hacerlo cuando yo empecé a hacer lo mismo, en los funerales.

Llega un patrón a la casa de otro y pregunta al portero:
¿Está el patrón?
No, se fue a un entierro.
¿Tardará mucho en volver?
No sé, iba en el ataúd.

Ring, ring, suena el teléfono a las cuatro de la mañana, al descolgar se oye una voz que pregunta:
Aló, aló, ¿La familia Silva?
Una voz dormilona contesta:
¡No tarado, la familia duerme!

El señor de la casa llama por teléfono y contesta la empleada:
¿Ha llamado algún imbécil, María?
No, usted es el primero, señor.

Hola, ¿Está Armando?
No, todavía estoy en las instrucciones.

Ring Ring
Hola, carnicería, ¿qué se le ofrece?
¿Tiene patas de puerco?
Sí.
Pues, láveselas.


Habiendo marcado equivocadamente un número telefónico, al comunicarse por larga distancia, una señora pregunta en tono angustiado.
¿Ya llegó Julio allí?
Una voz profunda respondió:
No señora, no sé de que parte del mundo llama usted, pero aquí todavía estamos en abril.

1 - 2 - 3

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=